jueves, 29 de octubre de 2015

MICROS PARA GETAFE NEGRO 2015

Estos son los microrrelatos que presenté a la VII edición del certamen de Getafe Negro 




LA REPRESALIA DEL BURLADO 
Dicho sea entre nosotros ese asunto hubiera habido que liquidarlo de una forma más precisa, pero no pudo ser. Y, ante la duda razonable, y sí, debo reconocer, el enfado con los magos de oriente, mandé ejecutar a todos los niños menores de dos años.



APASIONADO DEL CORTE 
Dicho sea entre nosotros ese asunto hubiera habido que liquidarlo de una forma más precisa. Uña a uña, luego dedo a dedo, procurando siempre mantener despierto al sospechoso. Pero me habían hecho salir de la cama de madrugada y me dejé mi maletín, así que tuve que optar por seccionar directamente una mano entera. Lo hice un poco por encima de la muñeca ya que esta, al tener demasiados huesos, es un mala elección si se quiere un corte rápido y limpio. Como puede comprobar soy un apasionado del corte y, después de mi despido en la agencia, creo que encajaría bien para este puesto de carnicero.



lunes, 26 de octubre de 2015

MICROS PARA RELATOS EN CADENA 2015-2016 (SEMANA 5)

Microrrelatos presentados a la IX Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.

Frase de esta semana: Y cómo es que nunca cambiaron el bombín




HABITANTES DE LA NADA
Y cómo es que nunca cambiaron el bombín es algo que, a veces, me pregunto. Apenas el tiempo que tarda en volver a toser sangre Eduardo. Apenas el tiempo que tarda en regresar el recuerdo de las grandes naves despegando y cómo, nosotros, los invisibles, fuimos abandonados en este planeta ya consumido.



LA MALDICIÓN ELEGANTE

“Y cómo es que nunca cambiaron el bombín?” pregunto cuando la curiosidad, y en parte también el repelús, me puede. El tabernero esboza una sonrisa enigmática y se acerca a tocar el ala del sombrero, ajado y polvoriento, que cuelga del único perchero de la sala. “Verá, joven, su propietario murió sentado en esa mesa y prometiendo que solo descansaría en paz si algo suyo permanecía aquí. Nadie se ha atrevido a tentar a la suerte, en este local ya tenemos suficientes fantasmas”.



EL SABELOTODO

“Y cómo es que nunca cambiaron el bombín?” pregunta Julián con la sonrisa socarrona de cuando me pilla en un renuncio. Solo que es ya la tercera mazmorra de la tarde en que lo dice. Miro a los demás que bufan exasperados y le replico que, es verdad, me equivoqué, sí lo cambiaron; y, mientras se deleita, añado que, claro, qué se le va a hacer, la llave no sirve, te has quedado aislado del resto de guerreros, la partida ha terminado para ti.




miércoles, 7 de octubre de 2015

MICROS PARA RELATOS EN CADENA 2015-2016 (SEMANA 4)

Microrrelatos presentados a la IX Edición de Relatos en Cadena del programa La Ventana de la Cadena SER y la Escuela de Escritores.

Frase de esta semana: El puñetero ojo de la cerradura






CUESTIÓN DE HABILIDADES

El puñetero ojo de la cerradura se le resistió toda la noche. Cuando la policía llegó a la mañana siguiente, al asesino, resignado, no le quedó otra opción que entregarse.



DESAHUCIO

El puñetero ojo de la cerradura se me aparece en sueños, unos en que mi mano firme sostiene la llave que abre la puerta. Cuando me despierto, regreso a una realidad de pesadilla; sin llave, ni cerradura, ni casa.

 
EL ESCONDITE DE LA INSPIRACIÓN

El puñetero ojo de la cerradura me transforma en un Polifemo bajito y cotidiano cuando me arrodillo a su altura y poso mi ojo derecho con esperanza. Sé que a mis espaldas ya me andan mirando con incomodidad y reproche, pero no presto atención a esas almas grises, amantes del tedio, fugitivas de lo inesperado. Ando buscando a mi musa, una hada chiquita de ojos verdes. Ella es la llave de mi pasión creadora y, como tal, la busco donde las llaves cobran sentido.



ATRACCIÓN EN EL LABERINTO

El puñetero ojo de la cerradura se curva en una mueca de desagrado. Es la tercera vez que le pido que me repita el acertijo. Tiene una voz cavernosa tan bonita que, aunque ya sé la respuesta, creo que voy a ponerme cómoda y pasarme lo que queda de cuento escuchándola.